Un histórico tour arquitectónico por Lima, Perú

Terra Explorer
septiembre 22, 2022

Hace unos días, eché un vistazo al NYTimes para encontrar un artículo bellamente escrito por Michael Snyder sobre la casa prismática y arropada por hormigón del célebre artista peruano Miguel Andrade en Lima. Esto me recordó a la creciente escena arquitectónica de la metrópolis costera, que hoy se nutre y toma de la ecléctica y variopinta historia de la ciudad, así como de los ismos en boga.

Por eso, en Terra Explorer, nos sumergiremos brevemente en 6 edificios históricos de Perú que inspiran a arquitectos, diseñadores y artistas por igual. Asegúrate de añadirlos a tu tour arquitectónico cuando consultes con tu asesor de viajes a medida. Aviso: no vamos a mencionar la mayoría de los edificios recomendados por Google. Así que no encontrarás aquí el Palacio de Gobierno ni la Plaza San Martín.

Acllahuasi, Complejo Arqueológico de Pachacamac

Inca, c. 1450 

Prometo que este es el único sitio fuera de la ciudad, a sólo tres horas en auto desde Lima. Sin embargo, el viaje merece la pena, ya que se trata del único edificio inca de la costa peruana que ha sobrevivido y que contrasta con el ethos de «más es más» que se impuso tras la Conquista.

Aunque este recinto forma parte de un mayor complejo religioso inca, el Acllahuasi es el único ejemplo de la arquitectura monumental de estilo cusqueño traducida a un nuevo medio: los bloques de adobe (en lugar de la cantería). La estructura fue magistralmente restaurada por el arqueólogo Julio C. Tello en la década de 1940, siguiendo los documentos de cuando los españoles apenas desembarcaban en la ciudad.

En ella se aprecia el lenguaje arquitectónico minimalista favorecido por las élites incas. Pero en lugar de la piedra perfectamente cortada y pulida, los antiguos diseñadores recurrieron al adobe finamente estucado. Los muros de arcilla, inclinados sobre cimientos de piedra color terracota, están poblados por hileras de pórticos y nichos trapezoidales.

Casa de Aliaga, Centro de Lima

casa aliaga

Arquitecto desconocido, 1535

A la izquierda de Palacio de Gobierno se encuentra la vivienda más antigua de América, habitada por la misma noble familia desde su fundación —cuando Lima acababa de ser proclamada ciudad por los españoles—. Hoy, la residencia es una oda a la sensibilidad maximalista de la aristocracia peruana de los siglos XVI al XIX. 

A lo largo de su agitada historia —presidentes, santos y rebeldes son personajes en ella—, diecisiete generaciones de herederos dejaron huellas de sus ismos preferidos; y hoy, la casa ensambla bajo el mismo techo una cornucopia de estilos: Barroco, Neomorisco, Art Nouveau, Neobarroco e incluso pinceladas de Beaux-Arts. Una mezcla imposible de encontrar en ningún otro lugar del mundo.

Quinta de Presa, Rímac

Arquitecto desconocido, c. 1850

Poco se sabe del diseño y la construcción de esta suntuosa villa campestre, ya que fue adquirida por varios propietarios durante el siglo XIX y luego abandonada durante décadas. Afortunadamente, la mayor parte del edificio rococó no ha sufrido renovaciones motivadas por gustos personales a lo largo de su vida. Y hoy, el Gobierno está restaurando el lugar (2024 es la fecha de su finalización). 

Se trata del único ejemplar residencial de rococó en Perú. Y en palabras del World Monuments Fund: «La Quinta de Presa refleja la refinada historia de la aristocracia hispano-criolla de Lima durante el Siglo de las Luces, que utilizaba este tipo de villas tanto para el ocio como para las actividades culturales y científicas». La propiedad de 15000 m2 incluye una residencia, un molino, dependencias, un patio y amplios jardines.

Casa Rosell-Rios (Hostel Kokopelli, Lima), Barranco

Por H. Ratouin, 1916 – Restaurada por Puna Studio, 2020

Una residencia sui generis diseñada por el entusiasta francés del Art Nouveau H. Ratouin entre las calles de la entonces ciudad de veraneo de las clases altas: Barranco. De naturaleza sinuosa, la casa es un singular ejemplo de eclecticismo limeño. Y aunque a primera vista resulte Art Nouveau, si se observa con detenimiento, se desentierran elementos decorativos de la arquitectura victoriana, neobarroca, neoclásica, del resurgimiento morisco e incluso algunos guiños a personajes indígenas peruanos. 

En 2020, tras décadas de abandono, la propiedad fue restaurada por Puna Studio —con Mariana Otero y Yerko Salazar al frente—. Y hoy, un hostal bohemio ocupa el lugar, quizás en homenaje a su primera finalidad vacacional. 

Palacio Arzobispal, Centro de Lima

palacio arzobispal

Por Ricardo de Jaxa Malachowski, 1924

Es la primera y más influyente iteración del estilo neocolonial, que reinó en Lima hasta la década de 1940. Este resurgimiento retoma los principios estilísticos del barroco español de los siglos XVI y XVII, pero recurre a la severa composición simétrica del Beaux-Arts. 

Desde la fachada, que refleja la ornamentación del Palacio de Torre Tagle (un famoso edificio de la ciudad de la época colonial), sobresalen balcones de madera densamente tallados, un rasgo arquitectónico característico de la Lima de principios del siglo XVII. El imponente edificio transubstancia la estética originaria a materiales mucho más modernos: hormigón, acero y ladrillos, todos ellos suavemente chapados en piedra blanca. Para los ojos inexpertos, puede ser engañosamente fechado en el siglo XVII.

Se encuentra en la Plaza de Armas, junto al Palacio de Gobierno. Dato curioso: Ricardo de Jaxa también diseñó la residencia presidencial.

Edificio El Comercio, Centro de Lima

Por Felipe González del Riego y Enrique Rivero Tremouille, 1924

Uno de los mejores ejemplos de Beaux-Arts en Perú, predominantemente neobarroco. Fue encargado por El Comercio (el periódico más importante de Perú hasta el día de hoy) para que «pareciera una fortaleza» después de que el edificio anterior fuera atacado por una turba furiosa de partidarios del recién elegido presidente Leguía. Y así se convirtió en una construcción grandilocuente —considerando las estrechas calles que tenía al lado—. La parte superior de la esquina redonda del edificio, donde está la entrada, está coronada por una cúpula compacta. Y bancos de columnas pueblan los muros exteriores.

En la actualidad, el edificio sigue albergando la sede de la compañía editorial. Los interiores se han conservado en su mayor parte. Los muebles Beaux-Arts, los pisos de mármol, las grandes escaleras y un techo de vidrieras en la segunda planta.  

Y ahí lo tienes, 6 edificios históricos que todo aficionado a la arquitectura debe visitar en Perú. Y si estás buscando tours privados de arte o salidas culturales en esta nación austral, contacta a nuestro equipo de expertos para un viaje a medida a Perú.


Noticias Relacionadas

Post anterior

Hacienda Huayoccari: Un Vistazo A Las Élites Del Siglo XX Del Valle Sagrado

Siguiente Post

¿Nuestra carta de agradecimiento a nuestro destino favorito?: Un proyecto para protegerlo

error: Content is protected !!